Razones para escribir sin hache

 

No pretendo con este post dar lecciones de ortografía, ni meterme en polémicas, ni promulgar nuevas reglas de escritura. Los que me leéis habitualmente ya sabéis que me gusta mucho leer y devoro libros a una velocidad supersónica. Pero no, este post no va de ortografía, ni de reglas ni de sugerencias…

Este post va de la necesidad de explicarme, de ser escuchado, de poder trasladar mi necesidad de comunicación…Intentar al menos poder liberarme y sacar los vicios que llevo dentro.

Escribo a quemarropa y me salen las palabras a borbotones. Escribo por no gritar, por hambre, por necesidad… Y paso a detallar el porqué y las razones del post.

Escribir va sin hache igual que actitud también va sin hache. Necesito actuar, pasar a la acción, no seguir dando vueltas a las cosas. Actitud en sentido puro, actitud para ponerse, para mojarse, para hacer…

Escribir también va sin hache como también innovación. Pasar del campo del pensamiento y de la creatividad a plasmar lo que se me ocurre, a ponerse manos a la obra, a hacer… Harto de ideas sin plasmar, de consensos sin resultado, de pendrives sin capacidad…

También emoción se escribe sin hache. Las ganas, los sentimientos… Las emociones son fundamentales en mi vida y en mi actividad. Soy una persona muy emocional y pasional y a menudo estos sentimientos  me nublan la razón: Sé que en el equilibrio está la solución, pero… (se intenta)

Empezar tampoco lleva hache. Ponerse, plasmar… Al comienzo siempre le siguen los resultados (buenos o malos) pero hay que empezar para no quedarse rezagado, para poder ser zapador en tiempos inciertos, para poder marcar el camino y no ser a posteriori uno más. Avanzar (también sin hache) no solo en el espacio físico, sino también en el desarrollo, en el conocimiento… Aprendizaje puro (sin hache) y aquí entra de nuevo la palabra acción, ponerse, desarrollarse, leer… Aprender.

Aprender para no quedarse atrás, para saber que nos resetearemos una y otra vez… Evolución (sin hache) en estado puro. Evolucionar para cambiar, evolucionar para hacer (con hache), para saber, para crecer, para avanzar, para poder dejar de lado a personas que no suman, que son rémoras en tu camino, personas que te anclan en su propio decrecimiento… A menudo hay que saltar muros para saber lo que hay detrás.

Y siempre con el equipo, de nuevo sin hache, como apoyo, como el medio y el fin, equipo por las personas, por la confianza mutua, por la influencia, por el desarrollo, como centro del motor para que todo carbure… Es el elemento fundamental para que todo fluya.

Y no me quiero dejar otras palabras fundamentales como energía (pasión) por lo que haces, ambición en cuanto a la consecución de resultados (tangibles o intangibles), ilusiónY agradecimiento!!! Saber lo que los demás te han aportado, lo que has podido aprender de otras personas, lo que te han hecho crecer… Dar las gracias siempre es fundamental. Poner en valor el trabajo, el conocimiento de otra gente y el impacto que su apoyo e influencia te han dado en los buenos y en los malos momentos…

Hay tantas razones para escribir sin hache como palabras me van viniendo a la cabeza. Cada uno tenemos nuestra razón, nuestro motivo…Y es cuando tenemos que preguntarnos, tenemos que conocernos… Autoconocimiento para crecer y para evolucionar, para dejar errores atrás, para aprender a desaprender.

No soy un talibán contra la hache y no quiero dejar palabras claves que también se merecen estar aquí… Honestidad, honradez, humildad, humanidad… Valores fundamentales para tener siempre presente en la gestión de todos esos verbos que van sin hache…

Vídeo: Joaquín Sabina (Dieguitos y Mafaldas)

 

 

 

 

 

 

¿Equidistancia o equilibrio? Razones para ponerte en valor

 

Estar o no estar? Trabajar y gestionar o quedarte parado? Acelerar o frenarse? Dicotomías tan variadas como el día y la noche.

A qué viene esta entrada? A un post que leí hace un par de meses de Fran Segarra y Elena Arnáiz en el que se me grabó una frase “De la opcionalidad a la necesidad de gestionar nuestra Marca Personal”

Comparto totalmente la frase. Estamos en un momento en el que hay que diferenciarse, en el que tenemos que crecer, en el que formarse (autoformarse), en el que hay que aportar valor a  nuestros contactos…

Crecer y poner sobre la mesa lo que hacemos, lo que producimos, lo que creamos… el impacto (positivo) que generamos en los demás.

Momentos en los que tenemos que conseguir el equilibrio entre lo que hacemos y lo que vamos a conseguir y no ser equidistantes en nuestra actitud, en nuestro pensamiento, en nuestra planificación. Tiempo de dedicación, no tiempo de pereza…

Recuerdo cuando empecé a trabajar en el sector en el que estoy actualmente hace ya 15 años… Se trataba de vender, de tener buenos números, de cumplir objetivos, de rentabilidad. Ahora pasado este tiempo veo que resultaba rentable, vendía, producía, que aprovechaba ( o al menos lo intentaba) las oportunidades que me daban o que me creaba… pero sobre todo dejaba mi sello y intentaba crear valor a mis clientes.

Con la vista atrás me voy dando cuenta de cómo rentabilizaba mis acciones, de cómo procuraba generar valor a mis clientes, de conseguir que mi producto fuese el escogido… Formas y maneras… Acciones que aportaban valor al cliente y esa era la diferencia. Ese punto que hacía que tu opción fuese la elegida. No te vendías tú, vendías lo que hacías, tu actividad, el valor real de tu producto, la seriedad y la profesionalidad que daban empaque a tu actitud.

Se trataba de vender el QUÉ, pero ofreciendo el PORQUÉ y el PARA QUÉ y ese era el valor adicional de la venta (“No nos vendemos nosotros sino aquello que hacemos u ofrecemos a los demás)*

Te sentías orgulloso cuando te identificaban, cuando eras señalado habitualmente por tus clientes como la opción escogida, cuando eras la solución en un caso concreto. Al final no hay que olvidar que todos somos vendedores.

Compraban (y te compraban) por tu trabajo, por tu resolución, por tu seriedad, por tu actitud, por tu honradez… Te compraban por tus valores mostrados en tu actividad diaria. Los valores que te precedían, que irradiabas en el contacto diario, los valores que te dan forma y que te moldean en tu actividad en el día a día…

Llámalo venta, llámalo relaciones, llámalo seriedad, llámalo trabajo diario… Personal Selling

Razones para ser equidistante? No… Motivos para ser equilibrado.

Han tenido que pasar varios años para darme cuenta de ello. Lecturas, madurez, pensamientos…

Años en los que ves que te salen las cosas, años en los que te ves reconocido, te sientes elegido, te ves capaz de todo lo que te pongan delante (sin caer en la arrogancia). Momentos en los que parece que abarcas más de lo que puedes, en los que das un paso más, un compromiso más, subes un escalón más…

Sin disposición, sin animo, sin buenas conductas, sin seriedad probablemente nada de lo que cuento hubiese pasado.

Llega el momento de saber como plasmar y poner en valor lo que haces. De gestionar lo que aportas, lo que te diferencia y te hace singular, lo que permitió que tus clientes te eligiesen a ti entre la infinidad de opciones disponibles.

No se trata de venderte (equilibrio), se trata de mostrar tus valores, esos valores que te hicieron ser la bola preferida, esa opción que hacía que tus clientes la mayoría de las veces se acordasen de ti y optasen por tus servicios…

Remarcar  la necesidad de potenciar nuestra Marca Personal en nuestra actividad profesional “Lo más importante no es lo que vendes, sino porqué te compran. Más importante que lo que vendes, es quién lo vende (Francisco Alcaide)”**

Llámalo confianza, llámalo imagen, llámalo trabajo… Personal Selling… pero ha llegado el momento de mostrarlo.

Equidistancia? No, equilibrio.

 

*Ricard Pons, ¿Personal Branding o Personal Selling? Soy mi marca

** David Asensio, Mofeta Branding (Versos & Reversos Editorial)

 

Video: Los Ronaldos “No puedo vivir sin ti”

Llevas años enredada en mis manos,
en mi pelo, en mi cabeza
Y no puedo más, no puedo más.

Deberia estar cansado de tus manos,
de tu pelo, de tus rarezas.
Pero quiero más, yo quiero más.

No puedo vivir sin ti, no hay manera,
no puedo estar sin ti, no hay manera.

Me dijistes que te irías, pero llevas en mi casa
toda la vida.

Se que no te irás, tu no te irás…

Has cambiado tu bandera,
transpasado la frontera,
eres la reina.
Siempre reinarás, siempre reinarás.

No puedo vivir sin ti, no hay manera,
no puedo estar sin ti, no hay manera.

Y ahora estoy aquí esperando,
a que vengan a buscarme,
tu no te muevas.
No me encontrarán, no me encontrarán.

Yo me quedo para siempre con mi reina,
y su bandera.
Ya no hay fronteras
me dejaré llevar, a ningun lugar.

No puedo vivir sin ti,no hay manera
no puedo estar sin ti, no hay manera

 

Valores y Aprendizaje: Simbiosis y Sinergia by @pacomedinapl

Valores y Aprendizaje: Simbiosis y Sinergia by Paco Medina

Simbiocimiento es un vehículo para la reflexión donde se apuesta por el equilibrio, por las simbiosis y sinergias entre las personas.

Gracias a mi compañero Paco Medina por su colaboración…Sinergia total!!!

Cuando Javi me invitó como mentor ejecutivo y amigo a escribir un post en su nuevo blog: Simbiocimiento , me invadió una sensación, primero de orgullo y responsabilidad por la confianza depositada y posteriormente de preocupación ya que aunque he escrito y publicado algún que otro artículo, siempre relacionado con el sector farma , nunca lo he hecho con el carácter “intimista” que Javi me ha sugerido en esta ocasión, para que se alinee con el que Él pretende imprimir en su blog (y dicho sea de paso del que estoy aprendiendo).

 

Me he decidido a escribir una especie de sencillo prólogo sobre su incipiente blog Simbiocimiento, en el que por su presentación y sus post iniciales y muy especialmente por el conocimiento que tengo de la marca personal de Javi, puedo vislumbrar sin miedo a equivocarme demasiado, que trayectoria tendrá.

 

Simbiocimiento, como su nombre ya indica, es un híbrido de valores y actitud positiva, de proactividad, creatividad, generosidad y pasión ante la vida, de una posición abierta a la lectura y a la interacción entre las personas como base del aprendizaje mutuo y del desarrollo personal y profesional

 

 

Simbiocimiento es un foro en el que se aborda el nuevo escenario donde se desarrolla la interacción entre el nuevo perfil del líder empresarial vanguardista y su equipo, donde se comparten valores, fortalezas y habilidades, aportando valor desde un prisma de trabajo en equipo, humildad, paridad, aprendizaje continuo y delegación, contando de manera imprescindible con la actitud franca, abierta y positiva de todos sus componentes como sustrato para que esto sea posible.

 

Simbiocimiento es un vehículo para la reflexión donde se apuesta por el equilibrio, por las simbiosis y sinergias entre las personas en todos los ámbitos de sus vidas y cuyo nuevo dogma del profesional tanto si trabaja por cuenta propia o ajena, tiene como objetivo desarrollar y alinear su marca personal offline, online y empresarial.

 

Simbiocimiento, resumiendo, son: #autoliderazgo #valores #desarrollopersonal #desarrolloprofesional #actitudpositiva #lecturas

 

Simbiocimiento es Javi en estado puro

 

P. D. Además de en su blog javiergalvarez.com  puedes seguir diariamente a Javi en: @javigalvarez
www.linkedin.com/in/javiergalvarez

Francisco Medina Planelles (@pacomedinapl)

 

Foto Shutterstock

 

“Nunca se puede saber
Lo que va a ocurrir mañana
Salvo que al fin de semana
Sigue un lunes otra vez”

Video Radio Futura “A cara o cruz”

 

Perfumes, fragancias y Marca Personal

El perfume que dejamos a nuestro paso, la repercusión de la fragancia que desprendemos en nuestra actividad diaria y la importancia de su alineación con nuestros valores

 

 

Llevaba todas las vacaciones navideñas pensando, preguntándome e intentando plasmar lo que es la Marca Personal para mí.

Tratando de expresar en una palabra lo que en mi opinión condensan esos dos vocablos… Marca Personal, Marca Personal, Marca Personal

Tengo y tenía bastante claro lo que es y lo que era pero me costaba plasmarlo… Huella, palabra, fama, influencia… Al final lo que pienso que más lo define en un solo concepto es el perfume.

La fragancia que dejas cuando te vas, el aroma que dejas cuando no estás, el perfume que desprendes cuando hablas o cuando escribes, cuando te expresas con palabras, cuando gesticulas, el poso que dejan tus actos…

Lo que te hace y te posiciona de una determinada manera… La esencia…

Me encanta la palabra perfume, esa palabra tan sensual, tan relacionada con los sentidos que todos tenemos y disfrutamos.

El aroma que todos dejamos en mayor o menor medida y que está en nuestras manos que sea un recuerdo memorable, perdurable o que por el contrario sea colonia a granel que dura apenas unos segundos.

Presencia en el tiempo, duración, elasticidad, impacto…

Como bien escribía Suskind en su libro El Perfume “En el recuerdo todos los perfumes son imperecederos”

Está en nuestras manos la gestión de esa fragancia y que sea sostenida en el tiempo.

Que nuestra actitud y nuestras acciones tengan un impacto duradero y perdurable en nuestras relaciones y en los lugares en los que estemos y por supuesto que nuestra esencia permanezca cuando faltemos.

Es importante que el aroma que dejemos a nuestro paso se convierta en certeza, que nuestros valores queden plasmados en una esencia que pueda inspirar y servir de ejemplo, que tengamos un perfume que atrape a nuestro paso y nos haga y convierta nuestra presencia en duradera.

Aportando valor con nuestros impactos, con nuestra actividad diaria, creando, sintiendo, diciendo y actuando…

Está claro que se trata de hacer, de expresar, de actuar, de que nuestra impresión no se quede en nuestro fuero interno.

 

 

Hay que mostrar(se) , hay que interaccionar en el día a día, hay que ayudar, hay que preguntar, hay que agradecer, hay que ser para poder estar… Ser expresando, ser aportando, ser sumando.

No limitarnos a ser clónicos sino dar otro paso al frente en nuestras actividades, en nuestras relaciones… Siempre dando/creando/aportando valor.

Coherencia, honradez, honestidad, lealtad … Valores.

Valores que deben ser premisas básicas en la gestión diaria de nuestra Marca Personal. Pero en todo momento, en Redes Sociales, en la calle, en casa, con los amigos… Mundos virtuales y reales 1.0, 2.0, 3.0…

Al final todo ese perfume, toda la fragancia reducida y amplificada por los valores que tenemos.

En palabras de Alexia Herms “Las notas de base son tus valores y el aroma la huella que dejas en los demás”

Valores que delimitan y amplían por partes iguales la gestión de nuestra Marca Personal y nos empujan a ser y no a estar.

Tenemos que irradiar una fragancia que hable de nosotros, que sea reconocible, que nos haga perdurables, que nos convierta en elegibles (Jordi Collell) y nos permita estar cuando nos hayamos ido, que nos haga ser cuando necesitemos estar.

Lograr que en medio de la gente nuestro aroma sea el que se perciba.

Cierro este post con una gran cita de Alfonso Alcántara “Marca es el perfume que usas, reputación el olor que dejas”

Oler, ser, permanecer… Marca Personal

Vídeo Los Secretos  “Gracias por elegirme”