A contracorriente

 

Siempre a contracorriente… Es una particularidad, un distintivo, un hábitat natural. Vivimos tiempos en los que lo normal es ir en grupo, a la sombra, dentro de la seguridad del grupo. Proliferan las modas, las tendencias, el seguir lo que hace la mayoría para intentar abandonar el camino al mínimo atisbo de duda.

Estamos acostumbrados a mirar con recelo, a criticar y a vilipendiar a los que eligen otro camino, a los que escogen otra vía, a los que se alejan de la masa, para (paradójicamente) alabarles cuando logran sus objetivos. Sin darse cuenta que son los que marcan tendencia, los que promueven el cambio, los zapadores que abren nuevas vías, los que marcan la diferencia y los auténticos referentes a seguir.

Son personas que provocan los cambios, que se cuestionan el porqué para entrar luego a fondo en el cómo. Crean nuevos hechos, tienen dudas pero se deciden sin miedo ante las dicotomías que se les presentan en su día a día. No les importan las críticas y saben como inmunizarse ante ellas.

Actitudes, hechos y resultados que hacen que siempre estén en nuestra mente. Pasión por lo que hacen, por lo que creen, ganas de innovar (pasando del pensamiento a la acción)…siempre con ganas de avanzar, sin importarles el resultado… Momentos de acción, momentos de simplicidad, momentos de confianza.

Saben que las cosas hay que hacerlas para saber por qué se han hecho.

Siempre he visto personas así, personas admirables a las que no les importa cómo sople el viento, gente creativa que actúa, que piensa y plasma, que se equivoca y sigue. Siempre a lo suyo, siempre adelante.

Gente que se motiva (automotiva), que ve oportunidades donde los demás solo ven amenazas, personas que se cuestionan a menudo su estatu quo, su buen hacer, sus buenos resultados, sus creencias…

Se trata de pensar, pararse, cuestionarse, de ser inquisitivo con uno mismo y sus limitaciones, se trata de sumar y de colaborar y sobre todo de pasar a la acción.

Son actitudes de crecimiento, actitudes de superación, actitud de escuchar, actitud de asumir críticas, de mirar al frente… actitud de ir contracorriente, de tener retos, de tener objetivos… Actitud de crear y de aportar valor.

Momentos de trabajo, momentos de diferenciarse, momentos creativos…tiempos innovadores.

Son personas con una  hoja de ruta  muy clara, que saben dónde dirigirse y cómo, ven beneficios donde los demás solo ven tiempo perdido.

Gente que trabaja y crea, gente que se diferencia y marca el camino, que siembra sin importarle cuando recogerá el fruto de su actividad…

En esa diferencia está la clave… Diferenciarse aportando valor*… Cada uno tiene que decidir por él mismo, es libre de dirigir la manera de gestionar su actividad, su trabajo, sus objetivos… La oportunidad de autogestionarse, de crecer, de mostrar todo el valor que uno puede aportar en su actividad habitual, de que le conozcan por lo que hace más que por lo que dice…

Definitivamente es infinitamente mejor que te compren por lo que produces, por lo que vales y no por lo que dices que vales. Esa gestión es nuestra y la gestión de la visibilidad debe ser intransferible.

Todos sabemos lo que llevamos en la maleta y es nuestra mano poder mostrarlo…Tenemos las herramientas y usarlas es una cuestión de actitud, de proactividad, de hechos… De no ser uno más y de poder enseñar esa característica tan personal que hace que seas tan diferente de los demás y mostrar ese valor que aportas.

No se trata de algoritmos, se trata de ser uno mismo.

Hedonismo? Individualidad? Vanguardismo? NO, solo trabajo y visión.

*”Si no aportas, no importas” Guillem Recolons (EKHuelva 2018)

Vídeo: El Canto del Loco “A contracorriente”

 

 

 

Triunfalismo, pragmatismo y actitud

“No se trata de triunfalismo, se trata de querer, de pensar y de actuar”

Esta semana escuché esta frase a un colega hablando en un ámbito totalmente distinto al que quiero expresar en estas líneas. Pero me pareció una frase tan contundente , un mensaje tan claro y directo que de ahí sale este post.

Al final (y al principio) se trata de ACTITUD, de hacer, de actuar… no de quedarse en una mera declaración de intenciones.

Pero porqué y para qué es necesario pasar a la acción? Sobre todo para que pensamientos que tenemos, barreras que a veces nos bloquean por múltiples creencias sean finalmente tan mínimas que al poco tiempo ni nos acordemos de ellas.

¿Cómo aprendimos a andar? Cayéndonos!!!

¿Cómo aprendimos a leer, a sumar? Practicando

Claramente estoy hablando de actitud. Tu ponte a hacer y la actitud sale sola (@marcapersonal)

Querer es poder!!! Pero no solo influye en todo esto el aspecto puramente volitivo. Si no damos ese paso, subimos ese escalón más , todo el tema , todo el asunto queda en una mera promesa sin fondo.

Unas veces actuaremos por placer, otros por mandato de nuestros superiores, incluso otras veces por aspectos o fines puramente punitivos (quien no recuerda los deberes en el colegio, obligatorios en mis tiempos del colegio)

Lo bueno de hacer, de plasmar esta actitud es que al final los actos se convierten en hábitos y lo que antes eran actitudes limitantes, actitudes pesadas, y cargantes se transforman en conductas normales y habituales que nos proporciona un claro rédito. Somos capaces de superar carencias previas con ganas, con hechos, con actitud.

Lo que debemos buscar es un método, una forma de trabajar en la que el placer por lo que hacemos o incluso la calidad de lo que hacemos, o meramente cumplir lo que nos piden sea un empuje para pasar a la acción. De ahí el pragmatismo de la actitud.

Cada uno tendrá su propia motivación, su objetivo o su terapia para ponerse en marcha. El hecho es ponerse a hacer, para lo demás cada uno tiene su propio estímulo para dar un paso adelante.

Video : Los Flechazos “Suzette”

Doble o Nada

Tengo un hermano en los States. Hasta aquí nada especial, casi todos tenemos familia fuera y más en los tiempos que corren en al actualidad. Lo especial es que es mi hermano gemelo, mi doble, mi espejo…

Ahora la gente, la prensa, los expertos, las empresas viven momentos álgidos en el tema de la Marca Personal, del Personal Branding, de trabajar nuestra Marca Personal como una empresa… Se habla (y se escribe) de valores, de honestidad, de autenticidad, de coherencia, de autoconocimiento, de actitudes en el mundo 3.0, 2.0 y 1.0… a mi me surgen muchas dudas.

Dudas en cuanto a la fachada, en cuanto a pretender mostrar una cara en las Redes Sociales cuando se tiene otra en la vida real: no todo es de color de rosa, no todo son sonrisas, nadie vive de respirar perfume (pese a que algunos nos lo quieran así mostrar y hay veces que determinadas actitudes lo pueden parecer)

Se necesita ser coherente, se necesitan ganas, actitud, ponerse al tajo, bajarse al ring… Se precisa, repito, ganas, hechos no palabras, y sobre todo se necesita pasión. Cada vez veo y tengo más claro, que si haces lo que te gusta, si estás motivado (actitud), si te gusta retarte…seguro que lo harás bien en tu vida diaria, independientemente del rol que desempeñes, y seguro que los resultados serán fantásticos.

Pasión, ganas, coherencia, consistencia son en mi opinión los aspectos fundamentales para que cada persona se pueda autoliderar, autogestionar, motivar, pueda aportar valor, pueda crecer…

Y volviendo al principio , a qué viene lo de mi hermano gemelo? Pues en que los dos somos distintos, distintos gustos, distintas formas de ver las cosas, distintas visiones…pero tenemos en común que somos “aparentemente” iguales, pero con una Marca Personal totalmente distinta que cada uno gestionamos de una forma diferente y con una estrategia muy clara. Ganas y actitud en el momento de la gestión de nuestra Marca Personal y sobre todo las cosas claras.

Se trata de tener un objetivo, saber quien eres, qué quieres y como quieres mostrarte. Hablo de actitud, de actividad, de visión…de una estrategia muy definida.

Se resume en hacer, actuar, de trabajar, de gestionar, todos verbos transitivos que implican una actitud, una actividad orientada a conseguir unos objetivos planificados.

Doble, crecer, sumar, aportar, actuar…

Nada, plafonarse, quejarse, sobrevivir…

PD: A 7490 kms de mi casa y sigo echando de menos a mi hermano. Mi guiño con la canción.

 

Vídeo Surfin´Bichos “Mi hermano carnal”